“Dulce” derrota de las chicas frente a El Salvador

El fin de semana del 12 de marzo las chicas del ADUS rugby se trasladaron hasta Valladolid para medirse al actual cabeza de la clasificación, Autoconsa El Salvador. Tras aplazar el encuentro, fechado para el 5 de enero, las Búfalas acudían a los Campos de Pepe Rojo con la premisa de cambiar la historia de lo que fue su primer encuentro de liga frente a las chamizas. Y así fue.

Con el agrio recuerdo del primer encuentro de Liga y una abultada derrota en casa por 0-80 ante las vallisoletanas, las nuestras sabían que en esta cita no volverían a repetir actuación. Arropadas por todas las compañeras y parte del primer equipo masculino, una afición de adeptos al ADUS se afianzaron en Pepe Rojo con el único objetivo: empujar todos juntos.

La primera parte comenzó con el ensayo de Sandra Velasco para las blanquinegras, que además de adelantarlas en el marcador suponía el primer golpe para las salmantinas. Si bien el primer coqueteo con la zona de ensayo de las nuestras tuvo lugar en los primeros minutos, mucho tardaría en volver a repetirse dicha gesta. Las Búfalas eran conscientes del campo en el que disputaban algo más que un simple encuentro: se trataba de un reto contra ellas mismas y se lo debían a su rival. De esta manera, la furia del ADUS comenzaba a nacer, ganando los contactos y resistiéndose en las formaciones estáticas. Conscientes de la superioridad del equipo chamizo, las Búfalas, lejos de bajar la cabeza, la alzaban encarando el juego de un “tú a tú” que propició un bonito espectáculo de juego, continuidades y dureza por parte de ambos conjuntos.

Al descanso, el marcador se mostraba favorable a las locales, pero esto no suponía una tristeza para las visitantes; sino todo lo contrario, pues ansiaban más. De esta manera, las Búfalas volvieron al campo como si no hubieran jugado los primeros cuarenta minutos, mentalidad a cero y el corazón vacío. Poco a poco eran partícipes de la victoria, de su propia victoria, conscientes de que la importancia no residía en el marcador sino en el juego y en mostrar la evolución vivida. Y la evolución llegó con un ensayo por parte de Sheila Garcinuño, que mostraba a la familia del ADUS que era posible si se soñaba. Por su parte las chamizas, con ganas de más, dotaron a su casa del honor que se le da cuando se lucha un partido hasta el final, sin importar el marcador o rival. Así pues, se llegó al final del encuentro con un marcador que otorgaba la victoria para el equipo pucelano por 40-5. Un encuentro cargado de sentimentalismos, buen juego, dureza y constancia que sin duda ofreció un gran espectáculo para los allí presentes.

En su próxima cita, las del ADUS viajarán a tierras burgalesas para medirse el sábado día 19 de marzo a las de Opel Grupo Julián. Un interesante encuentro que se prevé con tensiones por parte de ambos conjuntos y que dará mucho que hablar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.